Crisis personal

“Sabemos lo que somos, pero ignoramos lo que podemos llegar a ser”. William Shakespeare.

Todos en algún momento de nuestra vida nos encontramos bloqueados, desmotivados, negativos o con una “losa” encima que nos pesa demasiado. Y cuando pensamos en ello, no encontramos razones suficientemente buenas que justifiquen nuestro estado. Tendemos a decirnos cosas como “si tengo trabajo, una familia que me quiere, no tengo motivos para estar así” o “soy muy tonto por no saber apreciar todo lo que tengo” o “me tengo que conformar con lo que tengo porque hay gente que está peor que yo”.

A veces menos preciamos nuestro estado anímico porque la presión social o nuestras propias creencias no nos permiten reconocerlo. Y entramos en un profundo malestar con nosotros mismos en el que nos castigamos continuamente por estar como estamos y sentir lo que sentimos. Es como una bucle en el que por más que intentemos cambiar y salir de ahí, volvemos al mismo punto de partida.

No es necesario que ocurran grandes acontecimientos catastróficos en nuestra vida para encontrarnos así. Basta con los acontecimientos del día a día, que se van cumulando sin darnos cuenta, hasta que un día nos superan, un ascenso en el trabajo o estar en el mismo puesto muchos años, cambio de casa, cambio de estilo de vida,  casarse o la llegada de los hijos, la jubilación, un despido, abandonar la carrera, fallecimiento de alguien importante, etc.

Pasar por estas circunstancias nos hace tambalear y los recursos que solemos utilizar parece que no tienen tanta fuerza como en otras ocasiones, y lo que antes nos hacía disfrutar, ahora ya no lo consigue. En estos casos, la psicoterapia sirve para desenredar la maraña de pensamientos que tenemos en la mente y ordenar así nuestras emociones, pensamientos, prioridades, y eliminar ese estado de insatisfacción que nos atrapa.

Si te encuentras pasando por algo parecido, debes saber que esto sólo es una etapa, que puede ser más corta y fácil si la acompañas con terapia. Es una atapa de evolución personal en la que se deben perfeccionar las estrategias de resolución y tomar decisiones hacia el camino por el que quieres dirigir tu vida.